Venciendo al “aprobado” y “desaprobado”: ¿Cuáles son los enfoques de evaluación escolar que se quedarán para el 2021?

Estimados docente ,estudiantes y7 padres de familia en esta oportunidad les compartimos este artículo muy importante sobre la evaluación, por tanto les emitamos a que pueda leer detenidamente estas opiniones y comentario por grandes pedagogos.

Aunque no era muy usada la tele-educación en el país, esta modalidad ha permitido que los estudiantes no pierdan clases y puedan seguir aprendiendo, sobre todo, cuando el Ministerio de Educación (Minedu) concluyó en octubre que ningún estudiante (a excepción de quinto de secundaria) repetiría el año.

“Ningún estudiante perderá el año escolar 2020”, había dicho el entonces ministro de Educación, Martín Benavides, en abril.

El objetivo era que ningún alumno dejara el colegio durante la pandemia. Por desgracia, varios niños y niñas interrumpieron sus estudios de inicial y primaria, y muchos docentes quedaron atónitos ante el impacto de la COVID-19. La virtualidad significó un reto a nivel de Estado, pero también a nivel profesional individual para los maestros y maestras. Surgieron nuevas dinámicas de trabajo y el vínculo con el estudiante jamás fue tan importante.

Según la coordinadora del Currículo Nacional de Educación Básica Regular (EBR), Pilar Butrón, este año fue “extremadamente difícil” para los estudiantes escolares, un grupo conformado por más de 7,8 millones de menores en el país, de acuerdo con cifras del Ministerio de Educación (Minedu).

Según el Ministerio de Educación (Minedu), debido a la inequidad, muchos estudiantes vieron difícil continuar con sus estudios al no tener acceso a internet o electricidad. (Fuente: Captura/Minedu)

“Tenemos actualmente muchas personas que desertan del sistema educativo peruano, porque los hacen repetir muchas veces. La repetición no es un indicador de que los estudiantes mejoren, al contrario, los va segregando y sacando del sistema”, comenta Butrón.

Por ello, en el Currículo Nacional aprobado desde el 2016 existen dos enfoques claves para que el alumno no interrumpa sus estudios (o deserte): el de competencias y la evaluación formativa estos enfoque claves son:

  • El primero, enfoque de competencias

competencias que evalua por ejemplo “asume una vida saludable”, “gestiona proyectos de emprendimiento económico y social” o “indaga mediante métodos científicos para construir sus conocimientos”, según el Currículo Nacional.

  • El segundo enfoque, la evaluación formativa

tiene una lógica más concentrada en el resultado: saber cuál es la nota para pasar de año o no. Aunque es muy importante la calificación, en los últimos años ya no es el centro. Lo importante aquí es que el alumno sepa si avanza o se estanca. Más que saber un número suelto, él o ella debería reconocer lo que sabe hacer y lo que no. El objetivo es vencer el ‘aprobado’ o ‘desaprobado’ para que el estudiante peruano avance en el desarrollo de sus competencias, por tanto, cierre sus etapas en la vida, en este caso, de la educación básica”.

¿CÓMO EVALUAR SI A POCOS LES IMPORTABA SACAR 20?

Durante la pandemia, las emociones del niño o la niña fueron, más que nunca, el centro de atención para este colegio. Muchas veces, eran pequeños muy extrovertidos como para mantener la concentración detrás de la pantalla o habían experimentado la pérdida de un ser querido por la COVID-19 u otra enfermedad.

“Desde ahora, se tienen que tomar en cuenta las evaluaciones continúas y hacerlas permanentes. Así podemos ver cómo se va a desarrollando el niño o niña y cómo lo podemos ayudar. No utilizar solo una forma, como el examen escrito, que tensiona al alumno, sino diferentes tipos de evaluación, como las autoevaluaciones auténticas (o prácticas diversificadas), que dan la oportunidad al estudiante de expresar lo aprendido a través de la habilidad que él o ella conoce”, explica Sara Infante.

CINCO DINÁMICAS DE APRENDIZAJE
  • En primer lugar, los docentes deben recordar que los exámenes orales y escritos no son la única alternativa de evaluación. Otra opción es la técnica RAF (rol, audiencia y formato), donde el alumno logra resolver una tarea bajo una variedad de opciones y así desarrolla su capacidad de elección.
  • La segunda recomendación es que, previo a la elaboración de la propuesta estudiantil, el docente verifique cuáles son los intereses y gustos de los estudiantes para hacer actividades de su agrado y que ellos se sientan motivados al hacerlo sin presión alguna.
  • La tercera es que no se despojen del todo las dinámicas de grupo, una práctica vista como tradicional, y tenerlas en cuenta para desarrollar la creatividad, el aprendizaje cooperativo, el liderazgo, la autonomía, reducir el estrés y mejorar su desempeño. “Si el estudiante no quiere trabajar en grupo, tratar de llegar a un acuerdo con él, pero sin obligarlo”, mencionó Sara Infante.
  • La cuarta es el uso de herramientas tecnológicas, bastante implementadas en estos tiempos, como las plataformas interactivas Tomi Digital, Socrative y Kahoot, o recursos lúdicos como Wordwall y Thinglink.
  • Por último, la quinta, es la autoevaluación y la coevaluación, como muchos vivieron en el colegio, el momento de la verdad. Siempre es una dinámica valorada y enfocada en que los estudiantes puedan evaluarse entre sí e intercambiar recomendaciones para hacerlo mejor en otra oportunidad.

Fuente : elcomercio.pe

Crédito :  Butrón.

 

No olvide compartir en tus Redes Sociales o Grupos de Facebook

TODOS LOS GRUPOS [AQUÍ]

Suscríbete a nuestro canal Youtube:
Y estarás al tanto de la Tecnología Educativa